Empresas progreseñas sobresalen a nivel nacional


El Progreso. Gracias a su esfuerzo y dedicación, varios microempresarios progreseños han logrado expandir sus marcas y productos a nivel nacional.

Un ejemplo es Almacenes El Compadre e Agroindustrias Bonilla, con su marca Boquitas Ribereñas.

Sus fundadores reconocen que es difícil abrirse paso en el mercado nacional, pero que sí es posible convertirse en empresarios cuyos productos puedan competir con sus similares, gracias a la calidad que le imprimen los empleados que laboran para ellos.

Agroindustrias Bonilla

Fue fundada en 1996 por don Juan Bonilla (ya fallecido). La empresa quedó en manos de sus hijos, Juan Carlos, David y Lourdes Bonilla, quienes buscan convertir la empresa en una de las más grandes en su área.

“Cada uno de nosotros tiene una carrera universitaria que hemos ido acoplando de tal manera que la empresa salga adelante para lograr el sueño de mi padre”, relata Lourdes Bonilla, gerente administrativa.

Agrega que Agroindustrias Bonilla nació como una respuesta a la necesidad de los productores de plátano de las zonas exbananeras de El Progreso, quienes buscaban vender sus cosechas a mejores precios, mediante la implementación de un valor agregado en el producto.

“La empresa estableció un contrato de compraventa con una empresa industrial procesadora que requería de plátano sin cáscara, cuyo precio era atractivo”.

Más tarde se hicieron las primeras pruebas de frituras de plátano en cortes largos y se vendieron en el mercado local. “Al observar la aceptación de este producto se procedió a capacitar personal en prácticas de procesamiento e higiene industrial y estableciendo la estructura organizativa para la comercialización en la zona del Valle de Sula y actualmente se distribuye en varios departamentos de Honduras”.

Añade que esta expansión ha significado que más productores que se dedican a la siembra de plátano tengan una opción más de ventas, ya que se ha pasado de procesar 1,320 libras a 5,610 libras semanales. “La compañía tiene una red de más de 30 proveedores de materia prima”.

Almacenes El Compadre

Su propietaria, Besy Banegas, relata que hace 22 años se dedicaba a vender ropa de manera ambulante junto a su madre. “Siempre soñé en convertirme en empresaria y se me dio la oportunidad de adquirir este almacén por medio de una amiga, quien ya tenía registrado el nombre de Almacenes El Compadre”.

Banegas inició con un capital de 20,000 lempiras, mediante un préstamo que le otorgó el desaparecido Banco del Ahorro Hondureño.

“El Progreso para mí es muy importante porque fue aquí donde logré mi sueño de convertirme en empresaria”.

Reconoce que al principio tuvo que enfrentarse a varias dificultades, entre ellas la falta de capital para invertir.

La empresaria aconseja a las personas que quieren dedicarse a este negocio que tengan la confianza de hacerlo. “Con la ayuda de Dios podemos lograr nuestras metas, pero necesitamos poner todo nuestro esfuerzo y decisión para emprender un negocio”.

Almacenes El Compadre tiene tiendas en San Juan Pueblo, La Ceiba, Tela, Gracias Lempira, Intibucá, Jesús de Otoro, Siguatepeque, Comayagua, La Paz, Olancho, Choluteca, San Lorenzo, Santa Rosa y La Entrada Copán.

Banegas informó que el 3 de noviembre será la apertura de la tienda más grande de Almacenes El Compadre en San Pedro Sula, que contará con una sala de ventas de 2,800 metros.

“Es un reto que asumiremos con la misma visión con la que hemos venido trabajando: brindar una buena atención a nuestros clientes, variedad de productos con calidad y buenos precios”.

 

comments powered by Disqus