A punto de cerrar escuela para niños discapacitados


Los niños de Esipro reciben las clases basadas en el programa establecido por la Secretaría de Educación.

Los niños de Esipro reciben las clases basadas en el programa establecido por la Secretaría de Educación.

El Progreso, Yoro. Desde hace 14 años, la Escuela de Integración Progreseña (Esipro) ha trabajado en la inclusión de niños con algún tipo de discapacidad en el sistema educativo.

Pese a la labor que desarrolla, el escaso apoyo que reciben por parte de las autoridades municipales y empresarios, el centro ha estado a punto de cerrar sus puertas, porque no cuenta con los recursos económicos que le permitan seguir funcionando.

“En marzo incluso quisimos entregar la escuela a los dueños del local donde funcionamos, pero ellos han sido benevolentes con nosotros y tienen paciencia cuando nos atrasamos con los pagos”, explica Rosa Salgado, administradora de Esipro.

En esta institución reciben clases 56 niños, 35 de ellos presentan algún tipo de discapacidad, como parálisis cerebral, autismo, problemas de lenguaje y aprendizaje o déficit de atención. Ellos reciben educación regular, asimismo, tienen una clase extra de taekwondo, que les ayuda a reforzar las áreas finas y motoras.

Gina Martínez, sicóloga de Esipro, dijo que como parte del programa, a los menores se les aplican pruebas sicológicas para conocer el avance de cada uno de ellos. “Es un trabajo de equipo en el que se involucran el maestro, padres de familia y yo como psicóloga para conocer las necesidades de aprendizaje de los niños”, dijo.

Aulas recurso

El incremento de la matrícula en Esipro durante el último año se debe a que la Secretaría de Educación eliminó las aulas recurso que funcionaban en tres escuelas de El Progreso.

Miguel Ángel Banegas, subdirector de la escuela Jaime O’Leary, explicó que la decisión tomada por el ministro Marlon Escoto perjudicó el proceso de aprendizaje, especialmente de aquellos menores que tienen algún problema.

“Esta escuela tiene más de 1,300 estudiantes y durante varios años tuvimos esta aula recurso con una maestra capacitada; pero como no se pudo ingresar en la matrícula en línea, tuvimos que asignarle un grado específico”.

Nidia Martínez, maestra especializada en el área de problemas de aprendizaje, comentó que la ausencia de un aula recurso ha perjudicado el proceso.

“Los niños que tenían alguna necesidad de educación especial ahora están incluidos en las aulas, pero sin ninguna ayuda profesional, ya que los maestros están preparados para asistir a los alumnos que aprenden de una manera normal”.

Martínez explicó que durante funcionó el aula recurso en la Jaime O’Leary se brindaba asistencia a más de 60 menores de edad.

Entre las dificultades más frecuentes en los niños figuran síndrome de Down, parálisis cerebral y problemas de aprendizaje.

 

An error has occurred while processing this request:

ERROR #5001: [csp.elprogreseno.templates.stories.full.noticiacompleta:OnPageCSPROOT]

comments powered by Disqus