Cuando la mala salud del corazón afecta las piernas


A fin de reducir el dolor, el médico puede recomendar un programa de caminatas supervisado.

A fin de reducir el dolor, el médico puede recomendar un programa de caminatas supervisado.

Se calcula que entre el 15 y 20 % de adultos de 70 años o más padece la enfermedad arterial periférica, afección que causa dolor o molestia en las piernas al andar.

Sin tratamiento, la enfermedad arterial periférica puede empeorar, derivando en dolor incluso en reposo, heridas en la pierna que no cicatrizan y hasta amputación.

La causa más común para la enfermedad arterial periférica es el endurecimiento y el estrechamiento de las arterias, enfermedad conocida como ateroesclerosis. Las arterias estrechas reducen el flujo sanguíneo hacia los órganos y extremidades. Entre los factores de riesgo están la edad, el hábito de fumar, la diabetes, la hipertensión y malos niveles de colesterol.

Los primeros síntomas de la enfermedad arterial coronaria suelen implicar dolor o molestia en las piernas que siempre se presenta después de hacer ejercicio o caminar, generalmente en los músculos de las pantorrillas.

El dolor desaparece después de varios minutos de permanecer de pie. Otros síntomas podrían incluir incomodidad, pesadez, ardor o pérdida de la fuerza en las piernas; también pueden presentarse ciertas sensaciones en los muslos, caderas, nalgas y músculos de la pantorrilla. Cuando la enfermedad arterial periférica avanza, el dolor o molestia de la pierna puede surgir en reposo y llegar a ser tan fuerte que impide el sueño. La disminución del flujo sanguíneo puede provocar frío en las piernas y pies, cambios en el color de la piel, llagas que no cicatrizan en las piernas o pies, y por último, la muerte de los tejidos que podría requerir amputación.

Se recomienda realizar exámenes de detección para la enfermedad arterial periférica a partir de los 65 años, o desde los 50 años en los adultos con antecedentes de tabaquismo o diabetes. Los exámenes se practican en el consultorio médico, comparando las lecturas de la presión arterial de brazos y piernas.

 
comments powered by Disqus